¿Es mejor la gestión activa cuando inviertes a largo plazo en ETFs indexados?

En 2020 publicamos una entrada en la explicábamos la estrategia de gestión activa que utilizamos en nuestra inversión a largo plazo en ETFs indexados. Al final de cada mes, en nuestro análisis del mercado, revisamos los indicadores según esa estrategia. Hoy hemos querido actualizar el backtest, mejorar el análisis y revisar los resultados. ¿Quieres conocer nuestras conclusiones?

Disyuntiva: Gestión activa o gestión pasiva
Imagen de 14320892 en Pixabay
Ads

Evolución del mercado americano

Como ya sabes, en los últimos años los índices americanos están en subida libre. Especialmente después de la “Gran Recesión” de 2008, ya que para enfrentar el grave problema crediticio del momento el banco central americano, la Fed, puso en marcha un plan económico que tenía como base la bajada de los tipos de interés y el aumento de la liquidez en el sistema.

Fuente: FRED

Este efecto de bajar las tasas de interés e inyectar liquidez en el mercado creó un escenario llamado TINA en inglés (There Is No Alternative). ¿Qué quiere decir eso? Que para los inversores comunes no había otra alternativa: el único sitio donde poner el dinero eran los mercados bursátiles. Los bonos (renta fija) estaban pagando muy poco, los bancos ya no ofertaban depósitos a plazo fijo y mucho menos cuentas remuneradas. La única inversión rentable que estaba al alcance del inversor común era el mercado de acciones.

Incluso en los últimos años, a pesar de las situaciones macroeconómicas que estamos sufriendo y de la fuerte subida de los tipos de interés en EEUU, el mercado bursátil ha seguido su curso hasta máximos históricos casi sin descanso.

Así pues, nos hemos preguntado: Al invertir a largo plazo en ETFs indexados… ¿Seguirá siendo mejor la estrategia de gestión activa que seguimos frente al “buy and hold”?

¡Vamos a verlo!

Ads

Gestión activa cuando inviertes a largo plazo en ETFs indexados

En septiembre de 2020 comparamos la estrategia de “buy and hold” con nuestra estrategia de gestión activa, donde se entra y se sale del mercado siguiendo tres indicadores técnicos muy sencillos. Hicimos un backtest simulando la inversión en el ETF $SPY.

Con la inversión “buy and hold” consideramos que se hace la inversión en una determinada fecha y se mantiene a largo plazo, hasta cuando el inversor decide utilizar el dinero.

Sin embargo, con nuestra estrategia de gestión activa entramos y salimos del mercado según marquen los indicadores, tal y como explicamos en “Cómo invertir en ETFs a largo plazo”.

Desde febrero de 1995 hasta marzo de 2020 nuestra estrategia de gestión activa obtuvo mejor resultado.

¿Se mantiene ese mejor resultado?

Actualización del backtest

Pues completando el backtest desde marzo de 2020, cuando el mercado sufrió el flash crash por la pandemia —y rápida recuperación por la enorme inyección de liquidez, obtenemos el siguiente resultado:

Tabla 1. Elaboración propia.

El valor de la cartera en febrero 2024 para cada estrategia es:

  • Buy and Hold” = $100.934
  • Gestión activa ETF 1 = $98.945

Tras 29 años de haber iniciado la inversión, la diferencia es de $1.989,00 a favor del “Buy and Hold” y la tasa anualizada de retorno entre las dos alternativas difiere en 0,08%

Backtest con DCA

Como es muy raro que un inversor haga una inversión inicial y ya no haga ningún aporte adicional o rescate durante 29 años, hemos decidido hacer también una comparación entre las dos estrategias, pero con aportaciones periódicas mensuales.

Para ambas estrategias vamos a analizar estas dos posibilidades:

  • Inversión inicial de $10.000 y aportaciones mensuales de $100 (hipótesis de compras parciales de acciones por mes).
  • Inversión inicial de $10.000 y con compras de 1 acción por mes.

El objetivo es comparar con un valor de inversión igual entre las dos alternativas. Ahora bien, en la estrategia de gestión activa, en los meses en los que estamos fuera del mercado, el importe de dichas aportaciones se acumula hasta volver a entrar al mercado.

Por ejemplo, desde febrero de 2022 hasta abril de 2023 (14 meses), los $100 de aportación mensual van sumando al dinero rescatado del $SPY, que guardamos en liquidez. Y ya en abril, con las señales de entrada de la estrategia, toda esa liquidez vuelve a invertirse en el $SPY. Así con todos los periodos bajistas que ocurrieron desde 1995.

En el caso de las compras mensuales de 1 acción, consideramos que el inversor cuando regrese al mercado utilizará el capital guardado con la venta total de las acciones, pero, además, comprará 1 acción por cada mes que ha estado fuera del mercado. En el ejemplo anterior, el inversor, al volver al mercado compraría 14 acciones adicionales a las que compraría solo con el capital de la venta de las acciones cuando el mercado empezó a caer.

¿Qué patrimonio se alcanza en cada caso?

En todos los escenarios el inversor empieza la inversión con $10.000 y hace aportaciones mensuales, pero el resultado final en febrero de 2024 difiere en cada caso:

El resultado final en febrero de 2024 es:

Con aportaciones de $100 por mes (Lo que suma $34.700 adicionales durante todo el periodo):

  • Buy and Hold” = $226.860,85
  • Gestión activa ETF 1 = $216.173,51

Con compras de 1 acción por mes, la inversión adicional depende del precio de la acción en el momento de compra, y hay una ligera diferencia entre ambas estrategias:

  • Buy and Hold” = $273.465,50 (siendo la inversión adicional de $62.720,38)
  • Gestión activa ETF 1 = $249.102,21 (siendo la inversión adicional de $62.796,93)

Como ves, los aportes periódicos ayudan mucho a componer patrimonio final. Cualquiera de las cuatro alternativas supera con creces el resultado del backtest inicial. Además, con las condiciones de nuestros ejemplos, resulta que después de 29 años el “Buy and Hold” supera nuestra estrategia de Gestión Activa ETF 1.

Este resultado nos llamó la atención _comparando con el backtest que hicimos en 2020_ así que decidimos buscar el motivo de este cambio de rentabilidad en los últimos años.

El punto de inflexión

El cambio se produjo en la pandemia.

Durante los meses de febrero y marzo de 2020 el mercado se desplomó con mucha velocidad y nuestro sistema dio la alerta de salida al final de marzo/20, con lo que saliendo del mercado en esa fecha la pérdida registrada con nuestro sistema es de 13,34% tal y como muestra la Tabla 1 de actualización del backtest.

La caída y la recuperación fueron tan rápidas, que los indicadores llegaron tarde a ambas, es decir, no consiguieron evitar la fuerte caída de marzo/20 ni permitieron aprovechar la recuperación.

En el caso del DCA la tabla queda muy extensa, así que la hemos resumido agrupando los resultados a cada 5 años hasta 2020 y, a partir de entonces, a cada año:

Tabla 2 - elaboración propia

Como puedes ver, la gestión activa con nuestra estrategia funcionó muy bien durante 25 años, pero a raíz de la caída de 2020 cambiaron las cosas.

Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Y, a veces, en la práctica, hay factores que te empujan a saltarte la teoría. Y lo decimos con conocimiento de causa: nosotros decidimos saltarnos las reglas durante la pandemia y salimos del índice al final de febrero/20. El panorama pintaba feo y decidimos no esperar.

Es importante resaltar que lo ideal es no saltarse las reglas, porque probablemente será una decisión equivocada, pero en el caso de la pandemia, fue un punto en el tiempo con características muy especiales, algo que no suele repetirse muchas veces mientras dura una inversión.

El caso es que con esa decisión fuera de reglas, saliendo del mercado a final de febrero/20, el resultado queda así:

Tabla 3 - elaboración propia
Ads


Conclusiones de aplicar gestión activa cuando inviertes a largo plazo en ETFs indexados

Con esta comparativa llegamos a algunas conclusiones:

  1. Las aportaciones periódicas son claves para un buen resultado en las inversiones a largo plazo independientemente de la estrategia que se utilice. Si comparamos una inversión puntual y otra con aportaciones mensuales la diferencia de valor final es enorme.
  2. La estrategia que seguimos de gestión activa nos da tranquilidad en los meses en que el mercado está cayendo, porque estamos fuera, con el dinero a salvo, y no nos angustiamos viendo la cartera disminuir de valor mes a mes.
  3. Observamos que, en condiciones normales, la estrategia que seguimos se beneficia enormemente cuando el mercado está bajista o lateral por periodos largos, como ocurrió en 2022, por ejemplo, ya que no sufrimos la caída. También en el periodo entre 2000 y 2012, donde la gestión activa te permite aprovechar los tramos alcistas, mientras que el buy and hold combina tramos alcistas con bajistas, sufriendo una década neutra:
  4. Son los movimientos rápidos, como el de 2020, los que penalizan esta estrategia de gestión activa.
  5. En 29 años, sólo en dos ocasiones las señales de compra y venta han estado claramente equivocadas, pero un inversor más atento/experto se hubiera dado cuenta y no hubiera seguido a rajatabla el sistema:
    • La primera fue la señal de compra en mar/02, en plena crisis dot.com de las empresas tecnológicas. El mercado seguía muy bajista. La compra realizada en el mes de marzo/02 y venta en abril/02 provocó una pérdida _ a efecto de este análisis sí la hemos tenido en cuenta.
    • La segunda señal fue la de venta en marzo/20. Estaba claro que el mercado ya estaba en caída libre en febrero/20 ya que sólo en ese mes el mercado desplomó un 8,37%. Ese mes fue el mes idóneo para salir de la inversión. O incluso al inicio del mes de marzo, cuando las caídas seguían fuertes y sin indicación de revertir las tendencias. En nuestro caso, fue lo que hicimos y no esperamos la señal que se confirmó a final de marzo/20.
  6. Con la estrategia de gestión activa el número entradas y salidas del mercado fue de 11 veces en 29 años. Un promedio de 2,6 años entre operaciones de salidas y entradas. Luego la estrategia puede seguirse fácilmente dedicando tan sólo un rato al final de cada mes.
  7. Existe un punto clave que no hemos comentado, pero que en la práctica lo hacemos, y es que mientras el mercado está cayendo, se puede invertir el dinero en fondos o ETFs de renta fija a muy corto plazo, con lo que en ese tiempo no está completamente parado. Actualmente utilizamos el ETF $SGOV, que en el último año ha tenido una rentabilidad de 5,13% y el promedio de los últimos 3 años es de 2,2%. Así que al volver al mercado tenemos un poco más de capital que si mantenemos el dinero en la cuenta corriente.

Como ves, hacer backtests te ayuda a conocer mejor una estrategia y poder confiar (o no) más en ella.

Visto lo visto, y teniendo en cuenta estas conclusiones, nosotros seguiremos aplicando nuestra estrategia de inversión a largo plazo con gestión activa en ETFs indexados, y aportando mensualmente parte de lo que nos generan los dividendos y las estrategias con opciones. Nos da mucha tranquilidad tener el dinero “a salvo” cuando el mercado está cayendo y estamos convencidos de que, a largo plazo, el colchón de seguridad que tenemos será más gordo.

 

Gracias por leernos ¡Y buenas inversiones! 😉

Comparte si te ha gustado:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: C&M inversores.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, incluyendo aquellas con fines analíticos, de afiliación y de publicidad acorde a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad