Cómo comprar acciones y reducir el precio de la acción.

Imagen de Rudy and Peter Skitterians en Pixabay

Como comentamos en la entrada anterior (Cómo podemos mejorar la rentabilidad de una inversión), para un inversor particular es muy habitual comprar acciones de manera periódica y calcular la rentabilidad a partir del Precio Medio Ponderado obtenido de todas esas compras.

Esta técnica del Precio Medio Ponderado tenía sus pros y sus contras:

✅ Te permite comprar acciones poco a poco, sin necesidad de ahorrar grandes cantidades y ayuda a invertir dejando de lado las emociones y los ruidos del día a día del mercado.

❌ El inconveniente es que tu resultado depende totalmente de la dirección que el precio de la acción toma en los años en que estás acumulando acciones. Además, cuando el mercado cae como una roca y llueven las malas noticias, dejas de comprar por miedo o prudencia por lo que pueda pasar, como hemos visto en el pasado marzo de 2020, y terminas perdiendo la oportunidad de comprar a los mejores precios.

Total, que esta técnica no siempre da la mejor rentabilidad.

¿Qué alternativa hay? ¡Comprar acciones buscando reducir el precio de la acción!

Nosotros compramos acciones adoptando la estrategia de Reducción de la Base de Costo.

¿Y no es lo mismo?

No.

La estrategia de Reducción de la Base de Costo está asociada a la gestión activa.

Gestión activa implica que no compramos acciones esperando que en los próximos 20 años la acción se mueva de acuerdo al mercado y cruzando los dedos para que sea alcista, sino que tratamos de sacar ventaja del movimiento del mercado, sea cual sea.

¿Pero cómo hacemos?

Pues tal y como dijimos hay 4 formas de hacerlo. Hoy vamos a hablar de la primera: Comprar acciones en tramos y en periodos diferentes buscando reducir la Base de Costo.

Verás:

Determinar el precio de entrada en la acción

Lo primero que hacemos es evaluar la empresa y determinar el valor de entrada que estamos dispuestos a pagar por el negocio.

Si quieres ver un ejemplo de cómo hacemos esta evaluación, echa un vistazo a nuestra entrada Análisis de INTEL.

Hay algo que pasa muy a menudo con las acciones: iniciamos una inversión y después de algún tiempo el precio empieza a caer, incluso por debajo de nuestro punto que entrada, y puede seguir así por varios años. Si no tenemos una idea del valor del negocio la caída del precio nos puede asustar y muchas veces el inversor vende las acciones con pérdidas por miedo o por no aguantar ver el extracto de la cuenta del bróker en rojo.

Si tienes el precio de entrada determinado, ganas confianza con tu inversión y aguantas mejor las caídas.

O mejor aún, puedes decidir esperar a que el precio se ajuste a tu precio de entrada y entonces empezar la inversión.

Determinar el valor de los paquetes que vamos a invertir

Una vez hemos llegado a la conclusión de que el negocio de la empresa debería valer $X / acción, nosotros definimos nuestra estrategia de inversión en la acción. La gestión de nuestra cartera empieza antes de comprar la acción, y cuando compramos, compramos en paquetes.

¿Qué significa esto?

Pues pasa mucho que, incluso cuando tienes definido el precio de entrada, al hacer la primera compra el precio de la acción empieza a caer (ya sabes, ese microfonito que parece que el bróker pone en tu despacho y que hace que la acción tienda a hacer lo contrario de lo que tú quieres. ¿Te ha pasado?).

– ¡Vaya! ¡Si lo llego a saber me espero y hubiera comprado más barato!

Bueno, pues para mitigar esta situación compramos la acción en paquetes: definimos la cantidad total que estamos dispuestos a invertir inicialmente en una acción determinada, y dividimos esa cantidad en 4 o 5 partes iguales. Cada parte es un paquete.

Por ejemplo, si decidimos invertir US$ 10.000 en la acción ABC, dividiremos este valor en 4 paquetes iguales.

US$ 10.000,00 / 4 = US$ 2.500,00 cada paquete.

Ahora ya sabemos haremos la compra en paquetes de US$ 2.500,00.

A partir de aquí tenemos que decidir cuándo comprar.

Estrategia de compra de la acción

Supongamos que hemos analizado la empresa ABC y definimos que estamos dispuestos a pagar por ella el valor de $20/acción. La tenemos en nuestro radar y la vigilamos de cerca.

¿Cuándo compramos?

Pues fácil.

Dos posibilidades:

  1. Si el precio es inferior o igual a US$ 20/acción ⇒ compramos acciones utilizando el primer paquete de US$ 2.500,00.
  2. Si el precio es superior a US$ 20/ acción ⇒ aguardamos pacientemente a que el precio baje a los US$ 20/acción.

Nosotros no estamos dispuestos a pagar más de lo que pensamos que vale una empresa. ¿Pagarías $1000 por algo que crees que vale $500? No si puedes evitarlo.

Además, evitamos utilizar todo el capital destinado a la inversión en una compra solamente. Buscamos utilizar los paquetes con algunos meses de diferencia entre sí. Aunque aquí ya entra la pericia de cada uno.

Casos que podemos encontrarnos:

  • Si estamos muy seguros de que la acción está en muy buen precio podemos utilizar hasta 3 paquetes a la vez, pero siempre dejamos el ultimo para intentar comprar más bajo que los 3 anteriores.
  • En ocasiones, el precio de la acción no cae hasta el nivel que queremos para empezar a comprar. Al final de cuentas, buscamos empresas que consideramos buenas y que tienen potencial de seguir su camino de crecimiento. Entonces es posible que la acción caiga mucho por algún evento puntual, pero no lleguemos a comprar los 4 paquetes de la acción porque se recupera muy rápido. O incluso ni siquiera nos abre la oportunidad de comprar un paquete porque no cae lo suficiente.
  • También podemos comprar 1 o 2 paquetes y luego quedarnos atrapados en ese valor de compra por varios años, aguantando rentabilidades muy bajas o incluso negativas si el precio de la acción cae por debajo del valor al que compramos nuestro primer paquete. Puede pasar, por ejemplo, en empresas cíclicas. Para estos casos ya os contaremos en otra entrada qué hacemos nosotros.

Resumiendo: el objetivo entonces es esperar al precio deseado, y dividir la compra en 4-5 paquetes de forma que cada paquete cueste un poco menos que el anterior, o al menos que el precio medio ponderado de todos los paquetes sea más bajo que el de la primera compra.


Reflexiones sobre este método de compra de acciones en paquetes

En mercados alcistas como el que estamos viviendo en los últimos 10 años, tenemos el problema de que las acciones suben y suben y suben sin parar. Cuesta tener una empresa en el radar que cotice a nuestro precio de entrada.

¿Qué hacemos si la empresa que nos gusta no cae nunca hasta nuestro valor de entrada?

Bueno, “nunca” es mucho tiempo… pero en determinados casos podemos flexibilizar la estrategia.

Por ejemplo: si identificamos alguna empresa interesante en la que queremos invertir, podemos decidir efectuar la compra del primer paquete cuando el valor de la acción esté alrededor de un 30% del valor de entrada.  A partir de aquí es nuestra responsabilidad bajar la base de costo de la acción comprada siguiendo los otros métodos de reducción de base de costo que mencionamos en la entrada anterior, pero sin olvidarnos de la Regla #2 de Warren Buffett: Recuerda siempre la Regla #1: Nunca pierdas dinero.

Este método de comprar acciones en paquetes y reducir el base de costo o precio de la acción tiene dos pilares fundamentales:

  1. La PACIENCIA. Nosotros creemos que tener paciencia para esperar a comprar acciones solo cuando el precio esté en el valor que queremos, es una de las claves para obtener buenas rentabilidades. Nuestro periodo de acumulación de una acción puede ser de semanas o incluso de años. Todo dependerá de cómo el precio de la acción se mueva en el mercado.
  2. Tener CONFIANZA EN LOS FUNDAMENTALES y comprar más acciones cuando el precio siga bajando. Cuando entramos en una acción lo que mas deseamos es que el precio siga bajando para que podamos comprar cada vez más a un precio más bajo. Si la empresa ha sido buena antes y sus fundamentales no han cambiado, es muy probable que el precio de la acción se recupere en los próximos años.

Estos dos pilares son muy importantes para reducir tu Base de Costo, y cuanto más la bajes mejor rentabilidad obtendrás.

En las próximas entradas seguiremos desarrollando los demás métodos para bajar base de costo:

  1. Vender algunas acciones en el caso que el precio haya subido significativamente.
  2. Utilizar opciones para crear flujo de caja con las acciones que tenemos o queremos tener.
  3. Invertir en empresas con dividendos – Equity Bond.
  4. Que la empresa realice recompras de acciones.

Y te iremos contando cómo nosotros los aplicamos y los combinamos. Así que, si te interesa saber más, no dejes de seguirnos para no perderte ningún artículo.

¡Gracias por leernos!

Comparte si te ha gustado:

6 comentarios en “Cómo comprar acciones y reducir el precio de la acción.”

  1. Hola CyM, quisiera saber si conocéis y usáis la media móvil como herramienta a la hora de estimar cuando hacer la inversión de los 4 paquetes. Ya que en un mercado alcista como indicais, es posible que «los sentimientos» de los inversores salga reflejada en la media móvil como bajista en esa empresa.

    Muy bueno el blog, nos vemos por «Las luces».

    1. Hola Óscar!
      Ante todo, gracias por leernos!
      La verdad es que no, no utilizamos la media móvil en este caso. En lo que sí nos fijamos, cuando la acción se acerca al valor en el que nos gustaría comprar, es en las resistencias. Si nuestro valor ideal de compra queda por debajo de una resistencia muy marcada, el primer paquete lo compramos por encima de esa resistencia (pero no más arriba del 30% del valor). Por ejemplo, en INTEL nuestro precio ideal de compra era en torno a $43-44, y además tenía una fuerte resistencia en $44-45 así que compramos un primer paquete entre $51-$52 y pusimos en marcha una estrategia con opciones de forma que nuestra base de costo fue de $47,70
      Tú te guías por las medias móviles?
      A ver si un día nos vemos en Las Luces y lo hablamos con más calma.
      Saludos!

  2. Hola CyM,

    Antes que nada, muchas gracias por tan clara información.

    Mi consulta es qué tendría que hacer con el dinero mientras espero a comprar los paquetes? Si son unos días, se podría poner en caución pero si es más tiempo, no sé qué hacer. Soy de Argentina y a veces es un problema esto porque la moneda se va devaluando y tener parado el dinero mucho tiempo es peligroso.

    Y otra pregunta. Supongamos que ya compré todos los paquetes, es buena idea ir vendiendo en el transcurso del tiempo, guardar el dinero y volver a comprar más barato? Me refiero a hacer estas operaciones como si fueran una estrategia de recompra de acciones para aumentar mi portafolio (no me refiero a la recompra por parte de la empresa si no para mi mismo). Se que es algo que se hace con el pago de dividendos pero yo digo de hacerlo con el capital. Es un poco arriesgado pero es la única solución que se me ocurre de aumentar la cantidad de acciones que tengo sin aporte de capital externo y sin dividendos. Busqué información, pero no encontré (tal vez busqué mal). Solo veo que dicen que si invertis a largo plazo, hay que mantener las acciones que tenés y sino, hacé trading especulativo.

    Desde ya muchas gracias!!

    1. Hola Leonardo! Antes que nada, gracias por tu interés!

      Respecto a qué hacer con el dinero… es una buena pregunta. Hasta hace unos años se podía dejar el dinero en bonos del tesoro americano que nos pagaba buenos intereses superiores a la inflación. Pero actualmente las tasas de intereses están muy bajas. Para lidiar con esta situación nosotros operamos con opciones a corto plazo para generar ingresos con ese dinero que está en la cuenta esperando a ser utilizado en la compra de acciones. Pero esto solo es aconsejable para los que sepan como operar opciones.
      Caso no se esté familiarizado con las opciones, se podría invertir en ETFs de renta fija de corta duración. Estos ETFs pagan un interés superior a los bonos del tesoro americano y no tienen mucha variación en el precio. Sin que sea para nada una recomendación, estamos hablando de por ejemplo: iShares 1-5 Year Investment Grade Corporate Bond ETF (IGSB) (interés de 1,87%) –https://www.ishares.com/us/products/239451/ishares-13-year-credit-bond-etf; o el ETF de Vanguard Total Bond Market ETF (BND) (interés de 1,30%). Este ETF abarca casi todo el mercado de renta fija americana. https://investor.vanguard.com/etf/profile/overview/bnd

      Insistimos en que estos fondos no son recomendación de inversión, sino ejemplos de ETFs que se pueden utilizar estratégicamente para dejar el dinero mientras se esté comprando las acciones. Además, el interés de cada fondo no debería ser el motivo de la elección del ETF. Pues cuanto más alto es el interés, más alto es el riesgo, como los High Yield bonds.

      En las paginas de Ishares y Vangard se puede encontrar mas informaciones sobre fondos de renta fija.

      Por último, no es recomendable tener el capital destinado a comprar acciones americanas o europeas en moneda local de otros países. Se añadirá el riesgo del cambio en el tipo de cambio. Nosotros tenemos nuestro capital en dólares, pues invertimos básicamente en USA.

      Respecto a la segunda pregunta:
      Habría primero que evaluar las condiciones fiscales del país que resides. Algunos países penalizan la venta de un activo con menos de un año. Una vez constatada que la venta anticipada y luego la recompra de la misma acción no será penalizada por los impuestos es posible utilizar esta técnica. Pero en la práctica es muy difícil de ejecutar porque estaríamos intentando hacer timing en el mercado.
      Como filosofía, nosotros buscamos invertir en empresas buenas que están pasando por algún evento y el precio de las acciones estén bajos. Cuando compramos es porque creemos que existe un potencial de subida de los precios, y por lo tanto vender antes de que el precio llegue al precio objetivo no es viable. Lo que sí hacemos es, una vez que el precio de la acción esté en nuestro precio de salida, empezamos a vender algunas acciones para bajar nuestra base de coste. Tal como explicamos en esta entrada.

      Efectivamente hay quien piensa que este estilo de operar es trading especulativo. Bueno. Nuestro objetivo es invertir a largo plazo. Pero cuando entramos en una empresa buscamos una cierta rentabilidad anualizada de la inversión. Entonces proyectamos el precio al que la acción debería llegar en 10 años según esta rentabilidad. Si el precio de esta acción llega a nuestra estimativa en 4 años y los beneficios, flujo de caja, ventas etc siguen la misma tendencia (mismos fundamentales), entonces vendemos la acción, porque existe una gran posibilidad de que el precio de la acción sufra una caída o se mantenga lateral por mucho tiempo, en cuyo caso perderíamos rentabilidad.

      Esperamos habernos sabido explicar…. por escrito a veces es difícil.
      Saludos!!

      1. Mil, mil gracias por tan detallada respuesta. No saben lo mucho que me sirvió.

        Voy a analizar a fondo los ETFs. No sabía tampoco que existen penalizaciones por la venta de un activo con menos de un año. Voy a investigar sobre eso en mi país.

        De nuevo, mil gracias!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento, incluyendo aquellas con fines analíticos, de afiliación y de publicidad acorde a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Ver Política de cookies
Privacidad